Psicología Jurídica

La psicología como ciencia cuyo objeto de estudio es la conducta, aporta al Derecho importantes recursos cuyo objetivo es dilucidar aquellos hechos, circunstancias y factores en los que interviene el comportamiento como hecho delictivo o como causa directa de un procedimiento judicial.

De este modo, la psicología pone a disposición de la Justicia todo el conocimiento acumulado. Es indudable que los objetivos y las áreas de responsabilidad asumidas son de enorme complejidad. Es por ello que el psicólogo que actúa como perito aporta todo el conocimiento acumulado. No hay ninguna área de especialización, de conocimiento, que sea excluyente. Absolutamente, todo el conocimiento de la psicología como ciencia, tanto aplicada como básica, es necesariamente aportado al mundo del Derecho.




el psicólogo como colaborador de la justicia

El psicólogo, como profesional, puede actuar como perito en todo tipo de causas en las que es necesario dilucidar diferentes aspectos de la conducta de las personas.