Juan Manuel Rodríguez Jiménez
visitar web

 

recursos de registro y coadyuvantes usados en consulta y terapia

 
evaluación, registro e intervención con neurofeedback
evaluación, registro e intervención con biofeedback EMG
monitorización de la actividad ECG y otros parámetros
intervención coadyuvante con estimulación fótica y binaural

la unión de la fisiología y la psicología

desde hace años la alianza entre la física, por un lado, y la fisiología, biología y psicología ha producido grandes avances en la comprensión de la conducta humana. De este modo, hoy en día es posible hacer mediciones y por tanto, evaluación, sobre diferentes parámetros fisiológicos y sus relación con la actividad nerviosa, y por tanto, con la conducta manifiesta, es decir, con la conducta visible de un sujeto. Pero también es posible establecer relación con la conducta no manifiesta, es decir, con la conducta que no resulta tan evidente.


 

es posible realizar mediciones de la actividad electromiográfica, electrooculográfica, respiratoria, electrocardiográfica, temperatura periférica, etc, así como también es posible obtener información sobre la actividad cortical del cerebro.

Toda esta información puede ser integrada, de modo que el sujeto o paciente puede actuar sobre ella, modificándola a través del aprendizaje.


Esto es lo que ocurre cuando aplicamos, por ejemplo, el GSR a un individuo que tiene problemas para relajarse.

En consulta actualmente disponemos de un instrumento para medir la activación del sistema autónomo (GSR). Con este el paciente puede aprender a optimizar las técnicas de relajación, puesto que verá reflejada en la pantalla del ordenador la correspondiente señal.

El objetivo es que a través de la aplicación de las técnicas aprendidas, la señal visual percibida pueda llegar a ser controlada por el sujeto.

Por otro lado, disponemos de un sistema de estimulación fótica. Conviene resaltar que este sistema se usa preferentemente como medio de ayuda a la relajación y como sistema también de ayuda a la concentración y entrenamiento de la atención.

Existe investigación en otros campos, tales como la activación para el estudio e incluso como mejora del rendimiento académico, pero se descarta el uso en estos ámbitos al no existir investigación concluyente al respecto.

La base teórica que manejan dichos estudios está relacionada con la estimulación cerebral y con el hecho de que determinado tipo de estimulación visual podría impulsar el comportamiento cerebral, a nivel de emisión de ondas captadas en EEG, teniendo en cuenta que estas ondas se producen cuando de un modo natural se emite la conducta que de forma artificial se pretende entrenar. Como se ha comentado más arriba, desde nuestro punto de vista este tipo de utilidad no está aún demostrada y por tanto se descarta el uso del instrumento como tratamiento de elección.

 


.



Versión imprimible