Como consecuencia de accidentes, enfermedades infecciosas o procesos degenerativos relacionados con el envejecimiento, se pueden producir lesiones que afectan al Sistema Nervioso. Muchas de estas lesiones provocan graves secuelas en los pacientes. La intervención temprana en estos casos resulta muchas veces de vital importancia

La evaluación neuropsicológica es necesaria para poder determinar qué áreas se encuentran dañadas, pero al neuropsicólogo no le interesan tanto las áreas o la extensión física del daño, como las áreas funcionales que la persona ha perdido, se han deteriorado o por el contrario se mantienen en buen estado.

A partir de la evaluación correspondiente, en muchos caso larga y tediosa, se podrá diseñar el correspondiente programa de intervención. De este modo, es posible estimular la memoria, la psicomotricidad, atención, o las capacidades que son necesarias para el razonamiento.

En todo caso, y debido a la enorme amplitud y complejidad de este tipo de problemas, muchas veces coincidentes en su manifestación visible pero originados por problemas fisiológicos diferentes, la individualización de cada caso es lo más importante en el momento de intervenir. Por esta razón, la evaluación individualizada, continua y exhaustiva debe preceder y acompañar permanentemente a cada intervención.


Nombre
 
Apellidos
 
Correo electrónico
 
Mensaje
 
teléfono
 



Versión imprimible