cómo se interviene en los problemas de ansiedad,estrés,estrés post-traumático,fobias y obsesiones

 

Los problemas de ansiedad conforman un grupo de conductas que conllevan la evitación de aquellos estímulos que nos provocan malestar. Dicho malestar está relacionado con la hipervigilancia e hiperactivación del Sistema Nervioso, a fin de evitar determinadas consecuencias, reales o imaginarias, negativas o dolorosas.

 

Como toda conducta, la evitación es aprendida. A través de la experiencia, si bien es cierto que el mantenimiento de cierto nivel de alerta, o si se prefiere, el estrés, es necesario para la supervivencia. El problema, como todo en la vida, surge cuando, por diferentes causas, no podemos controlar la activación y perdemos el control sobre nosotros mismos,sobre las situaciones y personas, o cuando rememoramos y desarrollamos conductas de hiperactividad nerviosa al encontrar situaciones similares a las que produjeron un hecho traumático
 

 

PROCESO DE INTERVENCIÓN:

1. EVALUACIÓN

Dependiendo de la problemática a tratar (ansiedad generalizada, situacional, fóbica, obsesiones etc.) se efectuarán pruebas psicométricas específicas. En términos generales, existen pruebas que pueden detectar y diferenciar los diferentes tipos de ansiedad. En caso de estrés post-traumático, se harán pruebas específicas que indiquen el grado de rememoración, afectación emocional y funcional que afecta a la persona. La entrevista y la misma historia de vida resulta de vital importancia, así como el correspondiente Análisis Funcional del caso.

2. INTERVENCIÓN

A partir de la evaluación se procede al abordaje del tipo específico de ansiedad que afecta a la persona. Emplearemos tanto técnicas cognitivas como conductuales. En estas últimas se incidirá de modo importante, debido a que en la mayoría de los casos, el afrontamiento y enfrentamiento a las situaciones ansiógenas es la estrategia fundamental que nos moverá hacia el cambio. De este modo, técnicas como la exposición, sensibilización sistemática, inoculación de estrés y similares se conforman como las que más eficacia demuestran en los estudios realizados. Junto con otras técnicas, como las habilidades sociales o resolución de problemas, se podrán abordar la mayoría de los casos.

En este tipo de problemas suele resultar útil el empleo de instrumental de ayuda o biofeedback. El GSR es una herramienta que proporciona información sobre la actividad del Sistema Nervioso Simpático, a través de la diferencia de potencial de la piel, medido con con unos simples electrodos situados en las yemas de los dedos. El sujeto aprende, bien de forma visual en la pantalla del ordenador o auditiva a través de una señal, cuándo se está desactivando y cuándo no.

Como en todo tratamiento, el trabajo diario es importante, por lo que el paciende deberá de cumplimentar los registros correspondientes, con el objetivo tanto de obtener información sobre las variables que causan y mantienen los problemas

3. RETEST Y CONTROL

A medida que avanza la terapia y se van consiguiendo los diferentes objetivos, se procederá a efectuar medidas de control para operativizar y hacer visibles, de un modo empírico, los cambios.

3. FINALIZACIÓN DEL PROGRAMA

Una vez que la persona haya conseguido sus objetivos, se dará por finalizado el programa. A partir de este momento, se harán citas periódicas que se alargarán en el tiempo. Dichas citas de control serán mensuales, trimestrales y anuales, no siendo necesario acudir a consulta.

 

solicitar cita en Oviedo

solicitar cita en Gijón

 

 

 




Versión imprimible