cómo se interviene en los problemas de pareja

 

 

 

La intervención en problemas de pareja hace que se planteen en consulta importantes decisiones para el futuro de las personas implicadas. La intervención no solamente puede ir destinada a mejorar la relación entre los miembros. También puede ser objetivo de la intervención conseguir que la pareja se rompa del modo menos traumático posible para los miembros

 

En éste sentido, es importante indicar que cuando una pareja se rompe, es posible que por el camino queden los hijos. El sentido de hacer terapia de pareja en una ruptura no es pensar en los miembros de la pareja en sí (aunque también), sino precisamente en que sus miembros adquieran determinadas habilidades con el objetivo de que la relación con los hijos no se vea perjudicada, todo ello en su interés y en que al final, los hijos no sean quienes pagan los errores de los padres.

En otro orden de cosas, el objetivo de la terapia de pareja también puede ser unir a la pareja puliendo detalles y problemas subyacentes (celos, infidelidades, diferencias, etc.)

 

 

PROCESO DE INTERVENCIÓN:

1. EVALUACIÓN

En caso necesario, se hará evaluación de personalidad y cribado de psicopatología por si estuviera afectando al desarrollo de la pareja. Las pruebas de personalidad pueden ser interesantes para confrontarlas con los miembros de la pareja. En este caso, la prueba que se pasa por defecto tanto en el Gabinete de Oviedo como en el el Gabinete de Psicología Aplicada y Análisis de Conducta, en Gijón, es el 16PF. Junto a las mencionadas pruebas, se hace una valoración o Análisis Funcional de la Conducta de los respectivos miembros así como otro tipo de valoraciones que procedan relacionadas con los hijos, contexto social y cultural, etc.

2. INTERVENCIÓN

La intervención se basa en la filosofía del controlo positivo. Si el objetivo es promover que la pareja siga junta, los sucesos pasados con connotaciones negativas no ayudan, por lo que la primera premisa es prescindir de ellos. La estructura de la intervención, aunque rígida, se pretende que sea amena e incluso divertida. La intervención que se provee tanto en Oviedo como en Gijón está basada en 3 fases diferentes, con un número de dos sesiones por fase. Se incide en la conducta coercitiva y reciprocidad positiva, en las técnicas de comunicación y en la negociación y resolución de problemas. Tal como se ha comentado, se trata de una intervención extremadamente estructurada pero que a la vez permitirá cierta flexibilidad en relación a la problemática particular que presente la pareja.

Parecida estructura llevará la intervención si la pareja decide separarse. Eso sí, tal como también se ha comentado antes, teniendo en mente que el objeto de protección principal en este caso no es la pareja en sí, sino los hijos menores de edad, por lo que toda acción llevada en este sentido tiene por objeto que la pareja se rompa sin traumas, a la vez que los hijos perciben que la familia se ha roto, pero que el padre y la madre siguen ahí ejerciendo en su condición

3. RETEST Y CONTROL

A medida que avanza la terapia y se van consiguiendo los diferentes objetivos, se procederá a efectuar medidas de control para operativizar y hacer visibles, de un modo empírico, los cambios.

3. FINALIZACIÓN DEL PROGRAMA

Una vez que la persona haya conseguido sus objetivos, se dará por finalizado el programa. A partir de este momento, se harán citas periódicas que se alargarán en el tiempo. Dichas citas de control serán mensuales, trimestrales y anuales, no siendo necesario acudir a consulta.

 

solicitar cita en Oviedo

solicitar cita en Gijón

 

 




Versión imprimible