Las personas adultas pueden desarrollar diversos tipos de problemas. Dependiendo de las circunstacias particulares actuales y de la historia de vida, junto con otras variables internas del sujeto, los trastornos se pueden desarrollar con mayor o menor intensidad, o no llegar a manifestarse jamás. En el primer caso, puede ser necesaria la intervención profesional. En éstos enlaces podrá obtener información sobre cómo se interviene en los diferentes problemas de adultos: ansiedad, depresión, problemas de personalidad, problemas de tipo psicótico, terapia de pareja, terapia sexual, terapia familiar, juego patológico, otras adcicciones y trastornos somáticos


Los trastornos conforman un conjunto de conductas problema para el sujeto y conducta desadaptativa como son la esquizofrenia, el trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de personalidad, o trastornos relacionados con el estado de ánimo, por ejemplo la depresión.

Otro tipo de trastornos están directamente relacionados con los sucesos vitales. El estrés y su consecuente el estrés post-traumático así como las fobias, tienen tratamiento eficaz. En los dos primeros casos, como intervención preventiva y terapéutica. En el caso de las fobias, la intervención es puramente conductual, con un alto grado de efectividad.

En todo caso, lo importante es efectuar una buena evaluación funcional. Trabajando en equipo, "paciente" y profesional establecen una relación terapéutica basada en la confianza. El análisis de la historia de vida es al menos tan importante como las pruebas psicométricas. Se debe indagar en la propia historia vital de la persona, pues posiblemente en ella encontremos claves que nos ayuden a interpretar el trastorno y las variables que en el momento actual mantienen el problema. Por otro lado, el Análisis Funcional de la Conducta nos ayudará precisamente a encontrar las claves, esta vez actuales, que originan y mantienen las conductas desadaptadas que conocemos como síntomas.

A partir de la correspondiente evaluación, podrá tener lugar la intervención. En ella el protagonista es el paciente, que precisamente no tiene cualidad de "paciente", pasivo, sino que debe ser el protagonista de su propio cambio. Un sujeto totalmente activo y comprometido. Esto es así porque en psicología no se "administra" un tratamiento, sino que se buscan soluciones a partir de la propia actividad del sujeto, siendo esta cognitiva, motora, estrictamente conductual, fisiológica,etc.



SOLICITUD DE INFORMACIÓN

Nombre


Apellidos


Correo electrónico


indique su consulta


teléfono de contacto





Versión imprimible